Mensajes Para Jovenes Cristianos: Clamar A Dios

 Mensajes Para Jovenes Cristianos: Clamar A Dios
Clamar a Dios, al principio no es fácil, cuesta esfuerzo dirigirse al Señor y darle las gracias por su misericordia paterna y concreta con nosotros. Luego, poco a poco, aunque no es una cosa de sentimiento, el amor de Dios se hace tangible como una huella profunda en el alma. Es Cristo quien amorosamente sigue. He aquí, estamos en la puerta y llamamos. ¿Cómo es tu vida de oración? ¿No sientes a veces, durante el día, el deseo de conversar con él, sin prisa? Te sucede de decirle de vez en cuando, luego te contare todo ¿quieres que hablemos juntos? La oración se hace incesante, como el latido del corazón y el latido de las arterias. Sin la presencia de Dios no hay vida contemplativa, y sin vida contemplativa de poco vale trabajar para Cristo, porque si Dios no construye la casa, en vano se cansan los constructores. He tomado la resolución de clamar en ti en todo momento, hasta el fin de mis días. No pasara un solo día que no me oigas.